Un llamado a los padres a educar con amor

El pasado fin de semana estuvo presente en Santiago del Estero, Amparo Medina Guerrero quien es pedagoga social y ex-funcionaria de la ONU. Allí supo cautivar al público con su conmovedor testimonio y conferencia en el Primer Congreso Internacional de Educación para el Amor.

Con un Fórum colmado se realizó este evento, que contó con las disertaciones de prestigiosos profesionales y que fue organizado por la Red Federal de Familias por la Vida.

Durante su disertación Medina Guerrero, ex-funcionaria de la ONU, contó que emprendió su misión pro vida luego de presenciar un aborto. Por esta razón llamó a la reflexión a los presentes sobre la importancia de la educación desde los padres y docentes en el cuidado de la vida.

“Venía trabajando en grupos a favor del aborto y leyes de la homosexualidad desde muy temprano. A los 15 años empecé a militar en un grupo de izquierda y en 1988 empiezo a militar en un club formado. Cuando se dio una primera toma de tierras, me tomaron presa. De los cinco que entramos a la cárcel, sólo dos sobrevivimos; salí muy golpeada. Entonces mi padre decidió enviarme a estudiar a España a un centro vinculado con el Opus Dei”, contó Amparo.

A su regreso ya había un cambio de gobierno, muchos de sus comandantes de izquierda ya estaban en el poder. “El ministro de Educación me invitó a ser asesora y estando ahí montamos proyectos de educación no formal y así comencé con las consultorías con niños, luego trabajé en la oficina de la Mujer, después en la ONU, no sólo con violencia hacia la mujer, sino también con la anticoncepción abortiva y en las leyes de género, incluidos los cambios de sexos”, relató la pedagoga.

 

Un gran cambio en su vida

Presenciar el aborto de una amiga fue lo que la hizo abandonar todos estos proyectos y desde el 2004 brinda conferencias pro vida.

“Si le preguntas a una mujer, la miras a los ojos, y le dices ¿tú quieres matar a tu hijo? dirá que no. Ninguna mujer que está pensando en abortar lo quiere hacer, sino que quiere solucionar un problema de infidelidad, pobreza, falta de trabajo, violencia o abandono. No quiere matar a su hijo. Pero las ‘expertas’ dicen ‘aborta’”, relató.

Haciendo referencia a su propia experiencia dijo: “Siempre me quedé con la duda en mi corazón al respecto de que si le hubiese dicho a mi amiga ‘si no quieres no lo hagas, yo te ayudo si él te deja, y nos vamos’. Cuando entré al abortuario me quedé impresionada con la máquina que había, que tenía un motor 70 veces más fuerte que una aspiradora que uno puede tener en una casa, pinzas, tijeras, y vi como todo ese armataje entraba y salía del cuerpo de mi amiga y como corría sangre. Era un bebé de doce semanas. Cuando comenzaron a destrozarla empezaron a caer los restos del bebé; vi piel humana. Y esto no quedó allí: pude ver a mi amiga destrozada, depresiva por años, sumergida en el alcohol y las drogas. Yo tenía situaciones en que me daba miedo ir a ver a mujeres embarazadas, no soportaba el llanto de bebé, había noches en las que soñaba si era varón o mujer”

Por eso, subrayó que quienes organizan este tipo de congreso exigen “una vida sana y una vida feliz”.

Por ultimo añadió que “Los padres deben ser los principales educadores de los hijos, porque la consecuencia de la cultura de la muerte es la muerte… física, psicológica, espiritual. El 27 de noviembre de 2004 pude mirar cada una de las ofensas de mi vida, decir sí a la vida y comenzar a trabajar en la concientización de que esa familia tiene que crecer”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: